Si estás leyendo estás líneas, de seguro estás buscando algunas ideas para promocionar y potenciar el negocio de tu familia. Por eso queremos ayudarte con cuatro sencillos pasos que te ayudarán a mejorar el rendimiento de tu negocio familiar, usando algunos conceptos básicos del marketing. No es necesario contar con un gran presupuesto para lograrlo.

¡Empecemos!

Lo primero es definir un objetivo claro. ¿Sabes lo que deseas conseguir? ¿aumentar las ventas? ¿O quizás quieres captar nuevos clientes? Esto es muy importante si no quieres frustrarte buscando sin rumbo alcanzar un objetivo. Con ideas claras, las tareas a definir son también más claras.

La segunda tarea es más concreta. ¡Promociona el negocio en redes sociales! Si sabes usar de forma efectiva una página en Facebook o cuentas en Twitter e Instagram, podrás alcanzar a cientos (y quizás miles) de potenciales nuevos clientes. Pero atención, tienes que subir contenido interesante e interactuar con los usuarios. No basta con publicar links a tus productos o servicios.

Un tercer paso es realizar promociones. ¡Casi nadie se puede resistir a una buena oferta! Esta estrategia es una de las más usadas por dos razones: sirve para mejorar las ventas y al mismo tiempo, para atraer a nuevos clientes. Un buen tip es que el descuento sea efectivo solo por un periodo limitado (por ejemplo, una semana o un mes).

Imprime  volantes. Si tu negocio familiar está dirigido a un público más adulto, no es mala opción volver a la forma clásica de promoción dejando volantes en las casas o entregándolos mano a mano. Así tendrás la ventaja de alcanzar a un público que no siempre se encuentra en Internet. Si tienes algo de presupuesto, puedes encargar esta  publicidad en una imprenta y si no, puedes tú mismo hacerlos en tu casa e imprimirlos.

Ya sabes que con poco puedes hacer mucho. Solo necesitas un poco de creatividad.

¿Quieres saber de nuestros cursos?

/*despliega menu*/